Quién soy

18022004-IMG_5063

Carlos Espina

Me gusta el cine desde que tengo uso de razón, incluso me atrevería a decir que desde antes. No recuerdo los años que tendría cuando vi mi primera película en una pantalla de cine. Calculo que cinco o seis años. En mi ciudad, Gijón, tenemos la inmensa fortuna de contar desde hace 52 años con un festival de cine, que hoy en día es referencia de los cinéfilos y directores de cine independiente de medio mundo, el FICX. Pero en aquellos lejanos años de mi niñez, el festival estaba dedicado a un cine hecho para la infancia y la juventud. En aquella gigantesca pantalla del cine de “La Universidad Laboral” (hoy centro internacional de arte de vanguardia), vi una película que marcaría mi vida.

Desgraciadamente , y mira que lo intentado, no he conseguido saber su título, ni su nacionalidad, ni el nombre de su director: nada. Mi recuerdo ha sido una referencia insuficiente para encontrar algún dato de aquella película. Sin embargo, una secuencia ha quedado grabada a fuego en mi memoria. Un niño y un precioso caballo blanco, un cielo tormentoso, amenazante. Una ciénaga y el paso en falso del caballo que queda atrapado en unas arenas movedizas. La desesperación del niño, su esfuerzo sobrehumano e insuficiente para tirar de las riendas y liberar al animal de una muerte terrible y segura. Mi siguiente recuerdo es la mano de mi hermano mayor Pepe, sobre mi hombro, caminando en silencio a la salida del cine. Cuantas veces me he preguntado como es posible que no recuerde si aquel caballo logró salvarse o si finalmente se lo trago la tierra. ¡Que caprichosa y selectiva es la memoria!

He trabajado en el sector audiovisual haciendo un poco de todo: spots publicitarios para cine, he realizado tres documentales, un corto de ficción, he escrito guiones, reportajes fotográficos y recientemente he estrenado mi primera obra de teatro. He visto tanto cine que los recuerdos de mi vida están llenos de recuerdos de ficción, de las historias que han imaginado otros y que generosamente han compartido. No sería descabellado decir, que no entiendo la vida sin el cine.

12 comentarios

  1. jose ramon alonso corral

    Muy elegante el articulo.

  2. Hola otra vez. La historia de la peli que marcó tu infancia es una bonita anécdota en tu presentación, quizá solo un pretexto, quizá ya no lo quieras saber. Pero dices «Desgraciadamente…». Eso me anima a preguntar si no habrá sido la que te muestro con dos enlaces. Yo no la conocía porque soy mucho más vieja que tú 🙂
    https://es.wikipedia.org/wiki/La_historia_interminable
    https://www.youtube.com/watch?v=thNPJIuaoug
    ¡Saludos!

    • Hola Lilia: muchas gracias por tu comentario. Te agradezco sinceramente la deferencia y el esfuerzo de intentar ayudarme a dar con el título de la película. «La historia interminable» es bastante posterior a la que yo recuerdo vagamente, concretamente de 1984. Es cierto que la secuencia se parece mucho. Como tu mencionas, no se si sólo es un pretexto, y probablemente tampoco sea muy importante saber el título de aquella película. Lo que sí tengo claro es que aunque lo supiese, nunca volvería a verla. Ya cumplió su cometido.
      Te reitero mi agradecimiento y tu atención.
      Muchas gracias amiga.
      Saludos

  3. Gracias a vos por tomarte el trabajo de aclararme. Estoy de acuerdo: esos ‘primeros recuerdos’ es mejor dejarlos allí donde y como están ¡valen mucho más! Y son solamente nuestros…
    Mientras tanto me estoy dando un precioso paseo por tu magnífico blog.

  4. Hola, perdona que me entrometa pero hoy puse en google «película caballo blanco arenas movedizas» esperando que surgiera algo que no fuese «La historia interminable» y me apareció esta página. Yo vi siendo muy pequeña una película con esa escena que es la única que recuerdo del film. Supongo que no será una gran película porque tengo visto mucho cine y no la ubico en ningún «clásico». Solo recuerdo que la vi con mi padre supongo que en los años 70 por la edad. Bueno pues eso, creo que ya somos dos buscando la misma película jaja. Me ha parecido curioso.

    • Hola Isabel, gracias por tu comentario y por tu visita a elcinepormontera.
      Efectivamente, todo parece indicar que buscamos la misma película.
      Por aquella época una buena parte de las películas que participaban en el Festival de Cine de Gijón, paradójicamente provenían de países del este: Polonia, Checoslovaquia, Hungría, etc. Hay que recordar que estábamos en pleno franquismo y todo lo que sonaba a «ruso» era inmediatamente prohibido por la censura. Isaac del Rivero, fundador del festival, se las ingeniaba para convencer a los censores de que tan solo le motivaba el interés pedagógico y artístico de las películas. Añado este dato por que siempre pensé que la película que buscamos provenía de alguno de los países del este.
      Después de leer tu comentario ya no lo tengo tan claro: aunque aquellas películas libraban la censura excepcionalmente para proyectarlas en el Festival de Cine de Gijón, era prácticamente imposible que consiguieran una distribución comercial en España.
      Me gustaría saber en que ciudad viste la película, y si recuerdas si era un cine comercial, o formaba parte de una muestra o festival.
      Un saludo Isabel

  5. Hola, pues fue en Barakaldo. No pondría la mano en el fuego porque como te decía yo era muy pequeña y a lo mejor mezclo cosas pero a ese cine creo que solo fui esa vez (entonces había muchos cines en Barakaldo y ese lo cerraron a los pocos años) y me parece recordar que me llevó mi padre a una especie de función probablemente escolar y después de la función pusieron la película.
    Entonces es posible que no fuese un pase comercial al uso. También pienso a veces que la memoria engaña y mezcla cosas y ya no sé si lo del caballo blanco que recuerdo se mezcla con La historia interminable y el caballo de aquella película era de otro color pero en mi cabeza es blanco :).
    Bastantes años después aquel local se convirtió en lo que hoy es el Teatro Barakaldo. Gracias por contestar y saludos.

    • Lo que si será una historia interminable es lo de intentar dar con el título de esa película 🙂
      Yo por mi parte lo dejo así: me basta con ese recuerdo.
      Un saludo

  6. Pues yo por mi parte creo que la he encontrado 🙂 No la he conseguido entera pero en youtube hay escenas: https://www.youtube.com/watch?v=qQjhL5yvzSg. Resulta que haciendo la búsqueda en inglés también había gente de otros países buscando la escena de la ciénaga. Y yo creo que va a ser un film americano que se llama «Run wild, run free» ¡con John Mills y Mark Lester! claro que con tan pocos años yo no conocía actor ninguno. La escena del link que he puesto es precisamente la de la ciénaga. A ver si te dice algo…

    • ¡Impresionante! ¡Menuda arqueóloga digital que estás hecha Isabel!
      Efectivamente se trata de «Run wild, run free» de Richard C. Sarafian -UK 1969 («Salvaje y libre» fue su título en España). No me imaginaba que esa escena de la ciénaga había impactado a tantos jóvenes espectadores de todo el mundo: es increíble. La he reconocido nada más ver la secuencia: ¡qué emocionante!
      Se puede ver completa en https://www.youtube.com/watch?v=KjHemGBbPZo.
      Está en versión original y la calidad no es muy buena. También esta disponible para comprar en DVD en Amazon.
      Muchas gracias Isabel, es un gustazo encontrarse a gente tan amable como tú por estos mundos digitales.
      Un saludo amiga.

  7. Perdón, dije americano pero era británico. Saludos

  8. Guau, muchas gracias por el link, esta noche me la veo aunque sea por nostalgia. Si que es emocionante ver cómo tantos niños de diferentes países quedaron conmocionados con esa escena, la verdad es que debía de ser un dramón lacrimógeno jaja así que quedamos todos traumatizados más que otra cosa. Por cierto sacaré más de una idea de tu blog para ver cine. Salud y salud-os 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *