La favorita –Película (UK-2018) Yorgos Lanthimos

Yorgos Lanthimos (en el centro) dirigiendo una escena.

“La favorita” de Yorgos Lanthimos, fue la película encargada de inaugurar la sección oficial del festival Internacional de Cine de Gijón (FICX 56). Lleno hasta la bandera en el gran teatro Jovellanos (1.2000 butacas), con las entradas agotadas varios días antes del pase. Había ganas y muchas, de ver la nueva película del genial director ateniense.

Lanthimos nos invita a visitar las estancias reales de la primera monarca de Gran BretañaAna de Estuardo (principios del siglo XVIII). Con un prodigioso diseño de producción, la cámara de Lanthimos no se conforma con transitar deleitosamente por las lujosas habitaciones palaciegas: con la precisión de un hábil neurocirujano, el director introduce su microscópica cámara en los tuétanos de la reina lesbiana; de su cohorte de ministros, de nobles, de vasallos, y de amantes.

Rachel Weisz y Olivia Colman

En aquella época convulsa, mientras el reino disputa una guerra con FranciaAna de Estuardo (Olivia Colman) centra su interés en los amoríos secretos con su ayudante de estado Lady Sarah (Rachel Weisz), y en la atención embelesada a sus adorables 16 conejos que cohabitan con ella en el dormitorio real: un conejo por cada hijo perdido entre abortos y enfermedades tempranas. Los terribles ataques de gota que sufre la monarca la llevan cojitranca por el precipicio de la locura: ¡ni los enormes chuletones de vaca que le aplican a las heridas alivian el lacerante dolor!

Los políticos y nobles de la corte, no le andan a la zaga en diligencia y responsabilidad de estado: en los salones palaciegos se disputan, cual Royal Ascot, emocionantes carreras de patos. Ya tendrán tiempo después para lanzarse dardos envenenados  y concebir  maquiavélicas conspiratoriones.

Para poner un poco de pimienta al bizcocho real, aparece en escena la joven Abigail (Emma Stone). De noble ascendencia venida a menos (su padre se jugó a la chica en una partida de cartas con una alemán y perdió), Abigail no se conformará con ser la criada de Lady Sarah: su ambición tiene objetivos “reales”.

Emma Stone

 Yorgos Lanthimos nos prepara un sofisticado cóctel: un chorro generoso de humor, néctar de historia y una buena dosis de mala leche. En ningún momento pretende el director griego lanzarnos una propuesta rigurosa de historia: se alimenta de ella pero la condimenta a su gusto para explorar temas tan puntiagudos como las dinámicas de poder, la ambición desmedida, y la complejidad de las relaciones humanas.

La gran distorsión óptica que ofrece la lente de 6 mm con las que se rueda la mayor parte de las secuencias de“La favorita”, acrecientan los espacios hasta la visión aberrante. El director de fotografía Robbie Ryan, asumió el exigente reto que le propuso Lanthimos, y el resultado de su trabajo es sobresaliente. Rodar con lentes tan anchas obliga a la cámara a aproximarse mucho al actor: las medidas de movimiento de ambos, han de ser extremadamente precisas. Para ponérselo todavía un poco más difícil, el realizador griego decide rodar toda la película con luz natural.

No era la primera vez que Ryan trabajaba con tales exigencias, en la extraordinaria “American honey”de la directora británica Andrea Arnold, el director de fotografía trabajó con lentes anchas y con luz natural. A diferencia de esta, donde todos los planos estaban realizados cámara en mano, en “La favorita” utilizaron sofisticadas plataformas de movimiento.

El desconcierto inicial que este tipo de planos genera al espectador, queda inmediatamente neutralizado por el fluir  trepidante que Lanthimos imprime a la acción: incluso nos deleitamos  con ese mundo semiesférico,  llenos de detalles y de vida. Los personajes discurren empequeñecidos por un espacio dominante,  una especie de microcosmos alienante del que es imposible escapar: metáfora de  la condición subyugante del ser humano ante el poder.

Olivia Colman, Emma Stone y Rachel Weisz.

Deborah Davis y Tony McNamara escriben un guión brillante, lleno de diálogos inteligentes, mordaces y divertidos. Historiadora de profesión, y especialista en la monarquía británica, Deborah Davis llevaba con el guión debajo del brazo desde hace 20 años: ningún productor se atrevía a tocar un tema tan escandaloso como el lesbianismo  de una reina.  Intrigas de poder, conspiraciones y asesinatos: ¡no problem! La historia del cine está llena de películas sobre la monarquía inglesa, es más, los ingleses son muy fans de ellas: tanto que incluso se ve como un genero propio. Como Lanthimos es griego, y no precisamente proclive a las monarquías contemporáneas (a las que considera una rareza que existan en la actualidad), cuando el guión cae en sus manos, no lo duda un instante.

Emma Stone

Ya que el asunto va de monarquía, Lanthimos les lanza el envite a tres soberanas de la interpretación: Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone. Y como no podría ser de otra forma, las actrices responden brindando un extraordinario recital interpretativo. Lo que en principio podría dar lugar a una guerra de egos, a una lucha encarnizada por sobresalir  la una más que la otra, se convierte en una suma: se retroalimentan, se engrandecen , se apoyan entre sí para convertirse en una enorme serpiente de tres cabezas; ¡poderosas, espléndidas, inconmensurables!

Rachel Weisz y Olivia Colman

 La favoritase estrenó el Festival de Venecia (2018), donde competía en la sección oficial con Romade Alfonso Cuarón. El mexicano ganó el premio a la mejor película, y Lanthimos el premio especial del jurado, y mejor actriz para Olivia Colman. Ambas películas mantienen una dura competencia de premios y nominaciones en festivales de todo mundo: el duelo final tendrá como escenario el rutilante Dolby Theatre de Los Ángeles, donde el 24 de febrero se celebrará la ceremonia de la 91 edición de los Oscar de Hollywood.

Rachel Weisz

   Con 10 nominaciones para cada una, y gran división de opiniones entre críticos y espectadores, son las grandes favoritas para hacer acúmulo de doradas estatuillas. A mí, como no me gustan las predicciones, no me pronunciaré en tal sentido. Eso sí, sin el menor genero de duda, yo le daría los 10 Oscar a “La favorita”… ¡ y me quedaría tan ancho! ¡A lo mejor es por que la he disfrutado en una enorme pantalla de cine 🙂 !!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *