Virunga (UK) Documental – Orlando Von Einsiedel

orlando von einsiedel

Orlando Von Einsiedel

En las profundidades boscosas del este del Congo, compartiendo frontera con Uganda y Ruanda, se encuentra el Parque Nacional de Virunga. Su importancia en biodiversidad y fauna salvaje es tan importante, que en 1979 la UNESCO, declaró el parque Patrimonio de la Humanidad. En la toma de esta decisión contribuyó la excepcional particularidad qvirunga-posterue convierte a Virunga en un espacio único: es la reserva de gorilas salvajes de montaña más importante del planeta.

   La vida del equipo de guardabosques y cuidadores del centro de recuperación de animales, discurre bajo un peligro constante: la presencia de furtivos y las luchas armadas que desestabilizan el país, amenazan la conservación de la fauna, sobre todo de los gorilas, especialmente vulnerables y en grave peligro de extinción. Los ricos recursos naturales existentes en los límites del parque de Virunga, hacen que no existan escrúpulos entre aquellos que consideran a estos grandes primates, el más alto impedimento para llenarse los bolsillos de generosas comisiones procedentes de empresas mineras. 130 guardas del parque han sido asesinados en su enconada defensa del entorno natural.

Para añadir más tensión al conflicto, en el año 2010 la empresa energética británica SOCO, con el beneplácito del gobierno congoleño, comienza a realizar prospecciones petrolíferas dentro del parque nacional. El impacto ambiental que la extracción del crudo generará en la zona, amenaza seriamente con destruir el mayor santuario de gorilas salvajes de la tierra.

parque_nacional_de_virunga__en_la_republica_democratica_del_congo

   Durante una estancia en Sierra Leona, el cineasta londinense Orlando Von Einsiedel, ojeando una revista, descubre la fascinante historia de un hombre, Andre Bauma, un humilde guardabosques congoleño que arriesga su vida en el cuidado de los gorilas de la montaña de Virunga. Queda tan fascinado por la historia que sin dudarlo, prepara su equipo de filmación y pone rumbo a una de las zonas más remotas y peligrosas del planeta.

matanza

   En pleno rodaje, estalla un nuevo conflicto bélico: el grupo M23 se levanta en armas contra el gobierno. El Parque Nacional de Virunga es uno de los primeros objetivos de los insurgentes; un oscuro acuerdo con la empresa petrolera SOCO, pretende liquidar los gorilas dejando así pasto libre a la explotación. El fuego cruzado y la defensa heroica de los guardabosques, pilla a los cineastas en medio del campo de batalla.

Un poco de historia

   Entre el 15 de noviembre de 1884 y el 26 de febrero de 1885 se celebra en Berlín una conferencia internacional organizada por el canciller Otto von Bismarck, con el fin de resolver los problemas que planteaba la expansión colonial en África, y como repartirse el sabroso pastel de “chocolate”. De todo el inmenso continente africano, solamente Etiopía y Liberia quedaron determinados como países libres. El rey belga Leopoldo II, tenía muy claro cual era su guinda en el reparto, hacerse con el control absoluto de la cuenca del río Congo. Años antes había enviado al afamado explorador Henry Morton Stanley, para que le hiciera una descripción precisa de la cartografía y las riquezas que guardaban aquellas remotas tierras, amen de conseguir contratos con jefes indígenas, mediante sobornos, para la explotación de la tierras. Y por supuesto lo consiguió, no toda la cuenca del Congo, pero sí lo que más le interesaba: la tierra de los diamantes, el marfil y el caucho, quedó como propiedad a título personal de Leopoldo II, ni siquiera como colonia belga. Irónicamente lo bautizó con el nombre de Estado Libre del Congo.

grupoSu despótico gobierno colonialista quedó fielmente retratado por el escritor Joseph Conrad, en su genial novela “El corazón de las tinieblas”, inspirada en los seis meses que el escritor pasó en el Congo del rey Leopoldo II. Durante el tiempo que duró su reinado, se calcula que cerca de 10 millones de nativos fueron exterminados. Parece toda una burla, que años antes de la conferencia de Berlín, el rey belga creara la Asociación Internacional Africana (AIA) para promocionar la paz; la civilización, la educación y el progreso científico, y erradicar la trata de esclavos. En su discurso inaugural, Leopoldo II leyó este cínico discurso: (…) Los horrores de este estado de cosas, los miles de víctimas masacradas por el comercio de esclavos cada año, el número aún mayor de seres absolutamente inocentes que son brutalmente arrastrados a la cautividad y condenados de por vida a los trabajos forzados, han conmovido profundamente los sentimientos de todos los que, a todos los niveles, han estudiado con atención esta deplorable realidad; y han concebido la idea de asociarse, de cooperar, en una palabra, de fundar una asociación internacional para dar punto final a este tráfico odioso que es una desgracia para la edad en la que vivimos (…)

 

EL PARQUE NACIONAL

   El Parque Nacional de Virunga, fundado en 1925 por el rey Alberto I de Bélgica, fue el primer parque natural que se estableció en el continente africano. Originalmente se denominó Parc Albert. Fue creado principalmente para proteger a los gorilas que vivían en los macizos montañosos de Virunga. Más tarde se incluyeron en sus límites las llanuras Rwindi, el Lago Edward y el Rwenzori (las famosas “Montañas de la luna”), ya bajo el nombre de “Parque Nacional de Virunga”. 680 guardabosques dirigidos por el antropólogo Emmanuel de Merode, velan por la seguridad del parque. Es de justicia resaltar la extraordinaria labor que bajo la dirección de Emmanuel ha experimentado el parque, y digo esto por que el hombre pertenece a la familia real Belga; aunque apenas haga ostentación de ello, tiene el título de príncipe. Parece, y esto es una opinión mía, que quisiera restituir la justicia y la dignidad a un pueblo que fue masacrado por sus antepasados. Sea como sea, bienvenidos los príncipes que huyen de su trabajo de agitar la mano al pueblo ante su magnánima presencia, y dedican su vida a luchar por una causa digna, poniendo incluso su vida en grave riesgo. Emmanuel de Merode sufrió la víspera del estreno de “Virunga” un atentado en el que estuvo a punto de perder la vida. Seguramente recordéis la película “Gorilas en la niebla”, donde se recreaba la biografía de la naturalista Dian Fossey. Su lucha en defensa de los gorilas le costó la vida: el 26 de diciembre de 1985 fue asesinada a machetazos en su cabaña de las montañas de Virunga.

cuidador

EL DOCUMENTAL

   He considerado oportuno incluir esta semblanza histórica, ya que los títulos de crédito del documental, discurren sobre impresionantes fotografías que ilustran, a modo de resumen, la bárbara historia colonial que ha padecido este sufrido país.

   Virunga es uno de esos documentales que te dejan clavado en la butaca, que te cogen por el pecho y te sacuden, que te generan empatía y rabia interior, para llegar después a tu cabeza con licencia de permanencia absoluta. Es imposible mantenerse al margen de lo visto, por que la realidad, una vez más, supera con creces a la ficción. La habilidad de Von Einsiedel  para abordar la estructura dramática es extraordinaria: naturalismo, acción, resistencia, investigación, suspense… y lo mejor, todo en tiempo real: disparos, explosiones cercanas, el miedo en la mirada de los gorilas. Virunga podría ser una película de ficción por que maneja hábilmente mecanismos propios del cine de lo no real: como la ausencia de voz de narración, la presencia enfatizada de héroes y villanos, protagonistas y antagonistas, y un montaje trepidante del japonés Masahiro Hirakubo (Trainspotting), merecedor de todos los elogios y reconocimientos que tengan a bien otorgarle.

Orlando Von Einsiedel contó con la inestimable colaboración de la periodista francesa Melanie Gouby, que se encontraba por la zona investigando los extraños movimientos de la petrolera SOCO. Melanie no duda en camuflar entre sus ropas cámaras ocultas mientras mantiene encuentros con representantes de la compañía y con los líderes insurgentes del M23. Su compromiso y su valentía son dignas de admiración.

emmanuel

Emmanuel de Morode

   Virunga es un documental claramente activista, esa era su primera intención: mostrar la abnegada dedicación de un grupo de hombres dispuestos a jugarse la vida por la defensa del entorno natural en el que habían crecido, y en que tenían su medio de vida. Pero el desarrollo de los acontecimientos quisieron que Virunga, también se haya convertido en un documental sobre la corrupción política y las desaprensivas tácticas empresariales, pues de forma explícita vemos la perversión del estado y los intereses ocultos de un grupo paramilitar que no duda en negociar futuras comisiones con la empresa petrolera.

   En medio de toda esta barbarie, en su paradisiaco entorno de pantanos, estepas, planicies de lava, sabanas en laderas de volcanes y cumbres nevadas, viven ocultas y perseguidas las verdaderas víctimas de este mundo obsceno e inmoral: los gorilas, elefantes, jirafas, hipopótamos, leopardos, chimpancés… Por no hablar de la tala indiscriminada de árboles, los incendios intencionados, la deforestación. Ojalá no sea tarde para evitar el desastre. ¿Cuándo seremos conscientes de que la naturaleza genera el aire que nos mantiene vivos?

   Virunga se ha hecho un hueco en los más aclamados festivales del mundo, ha sido reconocido con prestigiosos premios, y ha logrado llegar al final de la carrera de los Oscar 2015. Con toda seguridad ésta última nominación disparará el interés y le proporcionará un largo y merecido recorrido. Os lo recomiendo sin temor alguno a que no os guste. Virunga es una obra de arte del cine y del ecologismo.

Enlace a la web del parque de Virunga:

https://virunga.org/


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *