Viaje a Sils María (2014) Francia- Olivier Assayas

Juliette Binoche y Olivier Assayas

SINOPSIS

   En la cumbre de su carrera profesional, la actriz María Enders (Juliette Binoche) recibe la propuesta de participar en la reposición de la obra que la lanzó a la fama hace ya veinte años. María, que por aquel entonces tenía 18 años, interpretó el papel de Sigrid, una joven llena de belleza y vitalidad que fascina a Helena, su jefa, hasta conducirla fatalmente al suicidio. Pero el paso del tiempo es inexorable y el destino caprichoso: ahora ella será Helena, la mujer madura que caerá bajo el encanto arrebatado de Sigrid, personaje a quién dará vida una joven e impertinente estrella de Hollywood.

   María y su joven asistente Val (Kristen Stewart), se refugian en la soledad de Sils María —un remoto lugar de los Alpes suizos—, para ensayar y terminar de digerir el cambio de roles, para mirarse al espejo y ver que el rostro de la juventud que se refleja en él, es sólo un recuerdo de un tiempo ya muy lejano.

EL ETERNO RETORNO

   Sils María es un pequeño pueblo situado en el valle de Engadina, al este de Suiza. Thomas Mann, Herman Hesse, Marcel Proust, Alberto Giacometti ó Nietzsche fueron alguno de los ilustres visitantes que pasaron largas temporadas en la zona, ansiosos de la tranquilidad y el aire puro que se respira en este maravilloso enclave alpino.

   Dicen que fue a finales de julio de 1881, cuando el filósofo alemán Frederick Nietzsche, observando el fenómeno meteorológico conocido como “la nube de Maloja”, desarrollo su teoría del Eterno Retorno. Esta teoría considera que la vida que ahora vivimos ha sucedido con anterioridad y que volverá a repetirse eternamente. Esto es debido a que en el universo existe una cantidad finita de materia: los átomos se volverán a unir de la misma forma que se unieron cuando todo empezó; todo esto ocurriría, según Nietzsche, de forma cíclica —o en un bucle eterno—.

Viaje-a-Sils-Maria-5Cuando OLIVIER ASSAYAS llegó a Sils María durante unas vacaciones, apenas tenía referencias del lugar: desconocía que Nietzsche había desarrollado allí su célebre teoría, y nada sabía de la nube o serpiente de Majola, como también se la conoce. Imagino que fue algún lugareño quien le contó la historia y le instó a visitar el pintoresco valle que forman los lagos Sils y Silvaplana. Si uno tiene suerte, con las primeras luces del alba, un mar de nubes cubre completamente las tierras bajas y las mismas aguas del lago, desplazándose empujada por el viento como una gran serpiente blanca, mientras dejan a la vista las nevadas cumbres alpinas.

   El director alemán Arnold Fanck (1889-1974), pionero del cine de montaña, grabó en 1924 un corto documental sobre la famosa nube titulado “Cloud Phenomena of Maloja”. Assayas vio la película en Internet y quedó maravillado. Acababa de encontrar la localización perfecta y el título para su nueva película: “Clouds of Sils Maria”. En España, sin saber muy bien por que, “Las nubes de Sils María”, traducción textual del título, se estrenó como “Viaje a Sils María”.

CRÍTICA

   Con todos estos ingredientes, Assayas nos prepara un sutil coctel lleno de ricos matices; de un gusto tan fresco y aromático en su primer sorbo como complejo y persistente en el resultado final. El guión va armándose de dúctiles capas superpuestas que sumergen a las protagonistas en un vital juego entre la realidad y la ficción, que las proyecta y las retrotrae continuamente, que las mueve y las paraliza. El paso del tiempo deposita la Espada de Damocles en manos de María: -has sido muy grande, has ostentado un gran poder, pero… ahora puedes perderlo todo de golpe, tu prestigio, incluso tu vida-. Aceptar el cambio, es comenzar a morir.

   Para la mayor parte de las actrices que han alcanzado la cima en su juventud, el tiempo es un tren de alta velocidad que no se detiene: el paisaje se contempla en su verdadera esencia solo en un fracción de segundo, todo lo demás es recuerdo, memoria fragmentada: tal vez un sueño, una ficción orquestada en un papel por una brillante mente ajena. Un día se miran al espejo y su mirada se tropieza penosamente con un rostro envejecido, una pésima caracterización de alguna torpe aprendiz de maquillaje. Ese estatus de diosa terrenal se desvanece como polvo lanzado al viento. Entonces reaparece su verdadera naturaleza terrenal, su verdadero yo: la inseguridad, el desasosiego, los temidos miedos…

clouds-of-sils-maria-2  La naturaleza juega un papel destacado en la película, no sólo por la belleza del paisaje, sino como un elemento catalizador y simbólico: la nube de Maloja representa la teoría del Eterno Retorno de Nietzsche. María deberá reencontrarse nuevamente con la obra que la llevó a la fama, pero ahora no será la joven seductora, será su víctima.

   Pero la veterana actriz tiene la fortuna de contar con la ayuda inestimable de su asistente. En realidad Val es mucho más que eso, su relación no se limita a la gestión de los asuntos profesionales: es su amiga, su confidente, tu terapeuta, su compañera de ensayos… sin ella María caería en una espiral de vértigo. No es consciente de su dependencia casi enfermiza, no es consciente de sus celos cuando la joven le confiesa que tiene una cita con un joven, ni cuando la observa desnuda en la cama mientras duerme.

   Uno de los momentos álgidos de la película transcurre durante el ensayo de una de las escenas entre las dos mujeres. María no encuentra el registro adecuado: está visiblemente molesta, alterada por el cambio de rol, incluso encuentra numerosos defectos a unos diálogos que siempre había considerado sublimes. Intenta meterse en el papel, respira y habla como Helena, pero no deja de pensar en Sigrid. Una y otra vez interrumpe el ensayo, mezcla los diálogos de la obra con sus quejas… Está tan soberbia Binoche en esa escena, que incluso llega a confundir al espectador, no sabiendo uno cuando esta frente a realidad o a la ficción. ¡Sublime!viaje-a-sila-maria_8

   Es evidente que Juliette Binoche disfrutó plenamente con la interpretación de este papel hecho a su medida. Oliver Assayas y ella se conocieron en 1985, durante la producción de “Render-vous” de André Téchiné. Olivier había escrito el guión y aun no había dirigido su primera película. Aunque sus carreras discurrían en paralelo, no fue hasta 2008, cuando volvieron a trabajar juntos en “Las horas del verano”. Parece ser que el papel que interpretaba Binoche no la dejó muy satisfecha, tenía la sensación de que había sido una oportunidad perdida de desarrollar un buen personaje. Fruto de la amistad y de la confianza que se profesan, Juliette propuso a Olivier que escribiera un guión sobre un actriz de teatro que se enfrenta al paso del tiempo.

   No han sido pocos los críticos que han visto referencias e influencias cinematográficas en la película de Assayas. Evidentes a todas luces: “Eva al desnudo” de Mankiewicz, “Persona” de Bergman, “El crepúsculo de los dioses” de Billy Wilder, son las más mencionadas. Si tuviéramos necesariamente que establecer una comparación con estas tres obras maestras de la historia del cine, probablemente “El viaje a Sils María” quedaría relegada a un segundo plano. Pero como a mí las comparaciones siempre me parecieron odiosas, me atrevo a recomendarla sin el menor asomo de duda. Una gran película y unas grandiosas interpretaciones.

 

5 comentarios

  1. Gracias. Leí varias reseñas de la película. Ésta me gustó mucho. Pero me extraña que ninguna resalte para mí algo crucial: que el final de la “secuela” de la obra ensayada (y del film que vemos), curiosamente es una total inversión del fin de la primera obra… Me pareció muy importante para la perspectiva psicológica, para el análisis de los personajes. Por más que al director le gusten los finales abiertos, esto sin duda dice mucho más que el tópico de una actriz enfrentada al paso del tiempo.

  2. Hola Lilia, muchas gracias por tu comentario.
    Es interesante tu apunte. Creo que precisamente esa diferencia en la interpretación personal de la película es la que da valor al guión de Assayas. Todos sus trabajos tienen esa particularidad: buscan la implicación intelectual del espectador, y por supuesto, ahí es donde surge un debate muy interesante. ¡Tendríamos para muchos cafés!
    Un saludo, y muchas gracias.

  3. Sí, jaja… para una ronda de cafés en eterno retorno! Gracias por contestar. Todavía estaré dándole vueltas al film por un buen rato. Estos relatos con “varios niveles de realidad” me vuelan la cabeza. Para colmo Assayas ha dicho que no es una historia “con” Binoche sino “sobre” Binoche y… él. Otra vuelta de tuerca… No olvidemos que el supuesto guión de la obra, en el Epílogo, trae nuevos enfoques… ¡Madre mía! ¿Quién es débil y quién manipuladora? ¿Helene-María-Binoche? ¿Sigrid-Val-Kristen? ¿Ambas son una y la misma y además “atemporales? Guauuu 😉

    • Jajaja.. nada, invitamos al café a Olivier y que nos aclare las dudas. Y que venga también Binoche, que tendrá mucho que decir.
      Saludos

  4. ¡Eso! Yo pregunto a Olivier y tú a Juliette y vamos por el tercer guión de Las nubes… 😉 Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *