Viaje a Nepal (2012) Carlos Espina

A punto de cumplirse dos meses del terrible terremoto que sacudió Nepal, la información que nos llegaba a través de los medios de comunicación convencionales ha desaparecido completamente. Los periódicos, televisiones y radios ya han sacado su rédito, las desoladoras crónicas e imágenes que durante unas semanas nos invadían a cualquier hora, ya ha visto agotada su fuente de interés. Sin embargo, ahora es cuando Nepal necesita de una ayuda urgente para evitar el desastre.

   Según ACNUR, más de 8.600 personas han perdido la vida tras los terremotos y otras 600.000 se han quedado sin hogar. 8 millones de personas se han visto afectadas, un cuarto del total de la población. Recordemos que Nepal es uno de los países con los niveles de pobreza más altos del planeta. La tragedia alcanza proporciones épicas.

   La llegada de los monzones propios del mes de Junio, hace temer que la situación se agrave considerablemente. Más de 3 millones de personas permanecen sin un techo donde refugiarse. La ayuda que mantienen las ONG, se verá grave afectada ya que las lluvias contarán carreteras y dificultará el acceso a los lugares más afectados por el terremoto. El brote de enfermedades, entre ellas el Cólera pueden convertirse en una autentica plaga.

 

   El turismo es la segunda fuente de ingresos del país, según la Organización Mundial del Turismo (OMT), la llegada de turistas a Nepal y los ingresos por turismo extranjero venían registrando crecimientos constantes durante el último lustro. Así, en 2013 el país recibió casi 800.000 viajeros, que dejaron cerca de 436 millones de dólares, el 25% del PIB de Nepal. Tras el terremoto, se cancelaron el 80% de las reservas turísticas. La temporada alta que va de octubre a enero, depende de la rapidez en la actuación de rehabilitación de complejos turísticos, carreteras y senderos de trekking.

   Los que tuvimos la suerte de conocer este maravilloso país, de andar hipnotizados por las atestadas callejuelas del barrio de Thamel en Katmandu, por la impresionante plaza Durbar, o la legendaria ciudad de Bhaktapur, podemos imaginar la magnitud de la catástrofe que supone para la humanidad, la perdida de muchos de estos tesoros arquitectónicos. Pero, sinceramente, prefiero las personas a los monumentos, y desgraciadamente para la muerte de un solo niño, de una sola victima, no existe posibilidad de reparación, no hay consuelo, ni lágrima reparadora. A pesar de ser uno de los países más pobres del mundo, la gente de Nepal es de lo más generosa y encantadora que me he encontrado en el mundo.

   Durante mi viaje a Nepal en octubre de 2012, grabé unas imágenes con mi pequeña cámara domestica de vídeo. Aunque inicialmente no tengan mucha cabida en esta pagina dedicada al cine del mundo, he querido hacer una excepción. Sirva este humilde vídeo como homenaje a las gentes de un país que se ha quedado para siempre grabado en mi corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *