Thy Womb (2012) Filipinas Brillante Mendoza

390290_227423830721837_224715068_n

Brillante Mendoza

541944_242486339215586_278589626_n

 

Shaleha es una mujer abnegada, entregada absolutamente a la complacencia de su marido Bangas. Viven en un pequeño poblado de casas flotantes en la isla de Tawi- Tawi (Mindanao), en el sur de Filipinas. Como todos los integrantes de la etnia  Bajau, llevan una vida muy humilde, difícil por las presencia de grupos radicales independentistas, pero relativamente placentera. Shaleha y Bangas siempre están juntos: pescan, venden en el mercado, incluso cuando Shaleha asiste de partera a las mujeres de la isla, Bangas está a su lado ayudándola en el parto. Shalela tiene un ritual, y para cumplirlo, pide a las madres permiso para conservar un trozo del cordón umbilical del recién nacido. En la pared de su casa, envueltos en paños y colgados de una pared, la mujer guarda con veneración un recuerdo de cada bebé que ha ayudado a venir al mundo.  Paradójicamente Shaleha no ha podido darle un descendiente a su marido. En las sociedades musulmanas, los hijos son una bendición, una señal de gracia divina. La vida en pareja no es plena si no se ha tenido descendencia, incluso puede convertirse en un estigma para el hombre, poniéndose en entredicho su masculinidad. Por eso Shaleha ha tomado una  importante  decisión: buscarán una esposa joven y fértil para que le de un hijo a Bangas.

EL DIRECTOR

Brillante Mendoza es uno de los directores más prestigiosos de Filipinas. Su comienzo en el cine no pudo ser más fulgurante, ya que con su primera película “El masajista” gano el “Leopardo de oro” en elfestival de cine de Locarno. Le siguieron un sin fin de reconocimientos en festivales de todo el mundo, entre ellos:Berlín y Cannes, festival éste último donde se alza con el premio a la mejor dirección en 2009, por “Kitanay”. Recientemente elFICX  2014 (Gijón), le hace un homenaje por su trayectoria y proyecta una retrospectiva de sus títulos más representativos.Captura de pantalla 2014-12-17 a las 19.04.08.png

“Thy Womb” es resultado de un encargo que le hizo el “Consejo para el Desarrollo Cinematográfico de Filipinas”, con la intención de promocionar la provincia de Tawi-Tawi. Brillante Mendoza no estaba muy convencido de la viabilidad del proyecto. La amenaza constante del grupo islamista radical “Abú Sayyaf” podía poner en peligro la vida de los miembros del equipo de rodaje. Los “badjaos”, comunidad étnica mayoritaria en Tawi–Tawi, sufren desde hacía tiempo, continuos asaltos, incluso se había producido varios secuestros de extranjeros. En el momento del rodaje dos naturalistas europeos y su guía filipino permanecían secuestrados en la cercana isla de Sulu.

La incertidumbre del proyecto se mantuvo hasta que Brillante Mendoza visitó la isla y entabló relación con  sus habitantes; quedó tan cautivado por su cultura, por sus tradiciones populares y por su forma de vida tan vinculada al mar, que sin dudarlo dio el sí definitivo. Los “badjaos” o “gitanos del mar” son uno de los grupos étnicos más antiguos de las Filipinas. Profesan el islamismo, aunque su estilo de vida nómada los hace menos proclives a la ortodoxia, practicando un sincretismo  en el que reverencian los espíritus marinos locales. Son un pueblo pacífico y sobrellevan con asombroso estoicismo el azote terrorista. Si la situación se pone difícil, levan anclas y se van con sus casas flotantes en busca de aguas más tranquilas. El 7 de marzo de 2007 se inició el rodaje en la aldea de Sitangkai.

MG_8499-1024x682CRÍTICA 

“Thy womb” es una película de ficción pero bien podría tratarse de un documental etnográfico de la “National Geografic” o de la “BBC”. Con un estilo que nos recuerda el “Free cinema” inglés o la “Nouvelle vague” francesa , Brillante Mendoza rueda con estética efectista la cotidianidad de estas sencillas gentes. Pretende y consigue establecer un puente argumental entre el contexto social  y el exotismo, de un pueblo estancado en el olvido y claramente marginado. Tal vez el motivo de esta realidad sea el estar situados geográficamente en los últimos confines de la república, o por, casi con toda seguridad, profesar la religión de Alá.  Sólo entre 5 y 10 % de la población es musulmana, viviendo en su mayoría en las regiones de Mindanao,Palawan y Sulú, un área conocida como Bangsamoro o la «tierra de los Moros» (expresión de clara influencia colonialista española). Acertadamente Brillante Mendoza opta, por la invisibilidad de alguien que quiere mantenerse al margen y ser tan sólo un observador, un cronista que retrata lo que tiene ante su vista. De está forma consigue transmitir al espectador la sensación de descubrimiento de un mundo y una cultura llena de exotismo (condición tan valorada por estos pagos occidentales).

MG_8832-1024x682
Su cámara  navega serena entre las cristalinas aguas del mar de Sulu, atenta la mirada a la realidad cotidiana de sus habitantes. Tan pronto se sumerge en  las aguas para bucear entre tiburones ballena, como emerge a los bulliciosos mercados flotantes; los niños que se lanzan desnudos al agua desde sus casa de madera, la mujer que tiende la ropa mientras saluda a una vecina que pasa con su lancha por debajo de su casa flotante. La extraordinaria belleza del entorno natural insufla el oxigeno necesario a la cinta, propiciando un viaje plácido para una historia  tan dura como gratificante. Brillante Mendoza se adentra en la cultura y las tradiciones ancestrales de los badjaos, con la objetividad de un antropólogo, huyendo de los juicios de valor  y   centrándose en la observación más aséptica. Igual muestra el parto natural de un bebe, que el sacrificio de una vaca para el ritual del matrimonio, que nos hace bailar a la luz de luna con las milenarias danzas .

Para los papeles protagonistas recurrió a figuras consagradas del cine filipino, como Nora Antor, reverenciada como una diva en FilipiMG_9577-1024x682nas, y el siempre solvente Bembol Roco. Brillante Mendoza utiliza una técnica poco habitual con los actores durante el estudio de lo personajes, nunca les entrega  el guión completo de la película. Quiere que los actores sean fieles a la realidad, que  se transformen en los personajes que están interpretando, que realicen su propia búsqueda. “´-Si a un actor le das un guión, lo lee y lo memoriza. Si no se lo das se va a la cama inventando el personaje”. La mayor parte del resto del elenco ha sido interpretado por los propios isleños. El equilibrio tonal de la interpretación ha sido soberbio, las estrellas se integran en la comunidad con tanto mimetismo que se convierten en dos badjaos más.

A pesar de que la película estaba destinada a servir interés promocionales y turísticos, el director filipino no ha podido huir del compromiso social y de denuncia que ha caracterizado toda su filmografía. Así lo demuestra la elección del tema principal del argumento: el matrimonio concertado y el papel de la mujer en la sociedad islámica, así como la inquietante presencia de grupos terroristas que merodean la zona. Sería curioso conocer la opinión de los “aburguesados mecenas” dueños caballeros de don poderoso dinero. La nuestra, es que tanto los “filantrópicos” como Brillante Mendoza han acertado de pleno. ¡Un pasaje impagable, para un inolvidable viaje!. Si tenéis oportunidad, no lo dudéis; ¡cuesta tan poco el billete!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *