Mandarinas (Tangerines) 2013 (Estonia/ Georgia) Zaza Urushadze

zaza_urushadze_3108

Zaza Urushadze

 

En la segunda mitad del siglo XIX, en Abjasia (vertiente suroccidental de la cordillera del Cáucaso) se establecieron muchas aldeas estonias. La guerra abjasio-georgiana, que comenzó en 1992, alteró la apacible vida de los habitantes estonios. La mayoría de ellos decidieron regresar a su patria histórica. El viejo Ivo decidió quedarse. Su pequeño taller de carpintería solo tiene un cliente, Margus, un campesino que vive de la recolección de mandarinas. Ivo le hace las cajas de madera que servirán para el transporte de la fruta. La guerra se encrudece, las explosiones se suceden cada vez más cerca del hogar de Ivo. Los enfrentamientos entre grupos de georgianos y de mercenarios chechenos que luchan con los abjasios, dejan un reguero de muertos en los caminos. Un día, mientras Ivo trabaja en el taller, escucha una serie de disparos seguidos de una fuerte explosión. Dos grupos se han enfrentado, han muerto todos menos dos, un checheno y un georgiano, los dos han sido gravemente heridos. Ivo los lleva a su casa para curarlos. El viejo les hace prometer que mientras estén bajo su techo, le respetarán y no intentarán matarse el uno al otro.

maxresdefaultEscrita en sólo dos semanas y filmada en un poco más de un mes, el director de cine georgiano Zaza Urushadze ha conseguido dar en el clavo. “Mandarinas” ha ganado en Varsovia, Bari, Palm Springs, Seattle. Recientemente ha sido elegida entre las cinco finalistas a mejor película extranjera en los Globos de Oro, y finalista de los Oscar de Hollywood 2015.

Mandarinas” es una película tan pequeña como necesaria. Aunque su discurso es moralista, nunca llega a ser discursivo ni facilón. Moralista por que su protagonista Ivo antepone los valores de la ética y de la moralidad por encima de la barbarie, por que sigue creyendo que dos enemigos sentados frente a frente, sin más armas que las palabras, están condenados a entenderse.

Zaza Urushadze dirige con sobriedad, sin aspavientos, pero con pulso notable, sabe dotar la película del ritmo necesario. Todos los actores están pletóricos, enormes. Uno se cree cada frase, cada gesto, cada mirada, cada silencio. Mención especial para Lembit Ulfsak (Ivo), que construye un personaje  sencillamente genial.

Tangerines kohkumatult-mandariinid-toob-otsekohese-karmusega-vaataja-ette-1990ndate-67088256Si la fotografía está a la altura del resto de la película, es obligado hacer referencia a la bellísima música del compositor georgiano Niaz Diasamidze. Desde el negro inicial, antes de los títulos de crédito, unos sencillos acordes de un “panduri”, (laud popular de Georgia) nos sumergen de pleno en una historia y una realidad, que con seguridad no olvidaremos.

Las recientes nominaciones a los Globos de Oro y los Oscar de Hollywood han ayudado a la distribución internacional de “Mandarinas“. En España ya tiene fecha de estreno: el 30 de abril de 2015.  Si llega a tu ciudad, no lo dudes,  sería una pena perderse esta gran película en una pantalla de cine.

7 comentarios

  1. Una gran pelicula que recomiendo no perderse. Una pelicula pacifista en plena guerra. Pocos personajes y todos necesarios para entender puntos de vista diferentes. Todos tienen razón y enmedio está Ivo que no juzga. Su actitud será determinante, él estará en el centro de todos .

  2. Es increíble que una película como esta tenga tan poca prensa, llegué al cine Lorca por casualidad, queríamos ver algo del BAFICI en el Gaumont y no había mas entradas, pero yo que me considero una persona informada dentro de mis posibilidades, nunca escuché hablar de esta peli, mañana me pongo en campaña para difundirla!

    • Hola Ester, gracias por tu comentario. Desgraciadamente este tipo de películas suelen quedar fuera de los circuitos comerciales. Al margen de festivales y muestras de cine independiente, sólo nos queda su distribución internacional en DVD.
      Un saludo

  3. Anteo Scordamaglia.

    Me pareció una película que será un clásico de aquellos que nunca envejecerán. Es una relato histórico, lleno de ternura.

    • Gracias por tu comentario Anteo.
      Estoy completamente de acuerdo contigo, esta “pequeña” película, la hará grande el paso del tiempo. En estos momentos convulsos en los que vivimos, “Mandarinas” refuerza la convicción de que existen motivos para la esperanza.

  4. Anteo Scordamaglia.

    Me gustó mucho. Es una relato histórico lleno de ternura.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *