Somos jóvenes, somos fuertes –Alemania (2014) Burhan Qurbani

Rostock-Lichtenhagen. Regisseur Burhan Qurbani gibt Anweisungen an Schauspieler und Filmcrew während des Drehs der Krawallnacht vor dem Sonnenblumenhaus.

Burhan Qurbani

Sinopsis

Apenas han transcurrido dos años desde la caída del muro de Berlín. Situada a orillas del mar Báltico, Rostock es una ciudad sumida en una profunda crisis de identidad. Antes de la reunificación alemana, la ciudad era el principal puerto comercial de la Alemania del este (RDA). La altísima tasa de desempleo juvenil (más del 50%) conduce a los jóvenes por una realidad carente de valores, principios y perspectiva de futuro. Su frustración se transforma en violencia: igual les da apedrear un coche de policía, que acosar a los numerosos emigrantes y refugiados que habitan en los barrios periféricos de la ciudad. Stefan (hijo de un político local) Robbie, y el resto de su pandilla, no tienen escrúpulos ni complejos a la hora de mostrar sus fobias contra los extranjeros. El nefasto 24 de agosto de 1992, una multitud de vecinos se dirigen a la llamada Casa de los Girasoles, lugar de residencia de los refugiados vietnamitas. Días antes han conseguido presionar a los políticos locales para que deportaran a cientos de refugiados romaníes que dormían a la intemperie en los soportales de algunos edificios. Esa “victoria” les ha dado ánimos para intentar forzar la expulsión de todos los extranjeros de Rostock. Stefan y su pandilla, se suman exultantes a la fiesta, vociferando impunemente sus proclamas neonazis: ¡Heil Hitler! ¡Alemania para los alemanes!

1La memoria de un hijo de refugiados

   A pesar de que tan sólo tenía once años cuando transcurrieron los hechos, el director alemán de origen afgano Burhan Qurbani, recuerda vívidamente las violentas imágenes que las televisiones de medio mundo retransmitían en directo: una turba incontrolada de vecinos de Rostock, arremetía contra un edificio del barrio Lichtenhagen, en el que vivían un grupo de refugiados vietnamitas. La casa de los girasoles, como se la conocía popularmente, estaba siendo acosada por más de 3.000 individuos exaltados. Primero fueron las amenazas, los gritos xenófobos, luego vinieron los saludos y las proclamas fascistas. La policía intenta dispersar a los manifestantes pero los ánimos ya están demasiado caldeados, los 800 policías que participan en el operativo son recibidos con bengalas y una lluvia de piedras. Después de una cruenta batalla campal, los antidisturbios se baten en retirada con 74 heridos. Con el camino despejado y en completa impunidad, un grupo de neonazis lanza cócteles molotov contra las ventanas del edificio.

   Qurbani recuerda las explosiones y las llamaradas, los aplausos y los vítores de muchos vecinos, que sin participar en los hechos asistían como espectadores entusiasmados a aquel dantesco espectáculo. También recuerda los comentarios temerosos de sus padres (refugiados de la guerra de Afganistán): a pesar de que vivían a más de 600 km de distancia del lugar de los hechos, el miedo a que los disturbios se propagaran como la pólvora, latía en el corazón de todos y cada uno de los refugiados y extranjeros que vivían en Alemania. –“Puedo recordar una repentina sensación de extrañeza, como si el suelo bajo mis pies se resquebrajara, como si de repente ya no perteneciera al lugar donde había nacido, y que siempre había sentido mío…” -“Los sucesos de Rostock-Lichtenhagen amenazan con filtrarse en el subconsciente colectivo de nuestra sociedad. Mi película quiere recordar, no acusar o denunciar, pero aquel terrible acontecimiento, que fue uno de los peores desastres civiles de la posguerra alemana, no puede permanecer en el olvido, hay que recordarlo y reflexionar sobre ello para que nunca vuelva a repetirse”- declara el director durante la presentación de su película en el Festival Internacional de Cine de Roma.

   La película

   Burhan Qurbani recurre al blanco y negro con la intención de situar los hechos bajo el prisma de la perspectiva histórica: ya en los títulos de crédito iniciales nos advierte que la película está basada en hechos reales. Transcurrido tres cuartas partes del metraje, justo cuando estalla la rebelión, el color nos traslada al presente, porque lo que se describe es un acontecimiento que podría haber ocurrido en la actualidad. Y que de hecho, está volviendo a ocurrir con la crisis de los refugiados sirios.

22092015-1ºA pesar de que “Somos jóvenes, somos fuertes” es la segunda película de Qurbani, no advertimos en ningún momento un atisbo de la bisoñez propia de un autor que comienza a construir su obra. Desde el arranque inicial de la película, el director establece un ritmo profundo y enérgico, que no sólo se mantiene, sino que va in crescendo, lleno de energía y pulsión. Qurbani huye del dogmatismo sentencioso, y deja que los personajes se enfrenten a sus propios dilemas existenciales. El estado de confusión mental en el que viven los jóvenes pandilleros, se manifiesta magistralmente en una secuencia en la que cantan una canción fascista, seguida de la internacional. Los políticos locales también tienen su dardo envenenado: su reacciones llenas de hipocresía y oportunismo, el silencio cobarde y cómplice, todo en aras de una carrera hacia la beatificación del poder. La tercera parte de la estructura argumental que diseña el director, nos muestra la vida cotidiana, las dudas y finalmente los miedos de una familia vietnamita, que formarán parte de grupo asediado y agredido.

   “Somos jóvenes, somos fuertes” no es sólo una soberbia película; técnicamente virtuosa, magníficamente interpretada, sólidamente construida, es también una película necesaria, por que desgraciadamente el argumento está de rabiosa actualidad. La guerras de Siria, Iraq y Afganistán, están produciendo uno de los movimientos de refugiados de guerra más importante desde la segunda guerra mundial. Los grupos ultraderechistas europeos sacan pecho ante la reacción timorata y vergonzosa de la Unión Europea. Los sucesos de Rostock amenazan con reproducirse en cualquiera de los países europeos. Sin ir más lejos, este pasado 20 de septiembre, una ola de ataques incendiarios en albergues destinados a los refugiados, se sucedieron en distintos puntos de Alemania: Baden Württemberg, Bischofswerda, Tröglitz

   Sólo en los seis primeros meses del año se registraron en Alemania más de 200 agresiones de carácter xenófobo, atribuidos a la ultraderecha, en un año en que el país teutón espera la cifra récord de 800.000 peticionarios de asilo. Hungría levanta un muro disuasorio en el mismo límite de Europa; mafias serbias y macedonias estafan y roban a los refugiados que han tenido la fortuna de llegar vivos a las costas de Grecia y Turquía. Mientras tanto, las lágrimas por los muertos en el Mediterráneo  aumentan su caudal, y sus enrojecidas aguas, amenazan con anegar las procelosas y límpidas arenas de Occidente.

 

2 comentarios

  1. Dónde se pueden ver estas pelis???

  2. Hola Ester:
    La mayoría están distribuidas internacionalmente en DVD. Algunas también están en plataformas streaming.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *