No cow on the ice -España (2015)- Eloy Domínguez Serén

Eloy Domínguez Serén

Terminados sus estudios de Comunicación en la especialización de Cine y Televisión, Eloy Domínguez Serén no duda en apuntarse al novedoso programa de “movilidad exterior” diseñado por la ilustre ministra española de empleo Fátima Bañez, y viaja a Estocolmo en busca de “oportunidades laborales y formativas”. Dicho programa tiene tal éxito, que según datos del propio gobierno 2.305.030 personas (datos de 2016) disfrutan de la expatriación lúdico festiva en los rincones más dispares del planeta tierra y aledaños. Esta experiencia, obviamente nada tiene que ver con los 3.789.823 de parados (datos del gobierno -noviembre de 2016-) que tiene el país. Si uno fuera malpensado y sumara ambas cifras: 2.305.030 + 3.789.823, resultaría que si los emigrados retornaran, España se encontraría de repente con 6.094.853 millones de parados. Como podéis comprobar a tenor de estos datos, los “brotes verdes” de los que alardea el gobierno son completamente ciertos… Lo que no explicaron y convendría explicar, es que las hierbas nuevas que crecen son de esas que tras fumarse, nos elevan en el espacio sin intervención de agentes físicos conocidos.

El joven director gallego (Simes -1985) no olvida incluir en su equipaje su cámara de vídeo.  No cow on the ice  podría  considerarse un relato videográfico de su experiencia laboral y personal en el país nórdico. Eloy Domínguez Serén utiliza la cámara como una herramienta para retratarse a sí mismo en su nueva realidad, y registrar primero y descodificar después el entorno desconocido que le rodea. El idioma es una barrera que deberá romper necesariamente para conseguir una completa integración.

A través de un pequeño agujero circular en una pared de un edificio en construcción, la cámara de Serén nos muestra el trabajo de unos albañiles. Por medio de intertítulos sobreimpresionados en la imagen, el director se presenta ante el espectador: “Crecí rodeado de ladrillos. Mis padres han trabajo en la construcción durante más de 20 años. Soñaban con que yo fuera el primero de la familia en ir a la universidad. Lo fui, pero me gradué en el lugar y momento equivocado. Tras una carrera y un máster, soy el trabajador menos cualificado aquí. Mi trabajo consiste en hacer lo que los demás no quieren hacer.”

Pronto descubriremos que el director es uno más de los trabajadores de la obra. El mismo se graba, busca el encuadre, ajusta el diafragma, y va a realizar su tarea: picar paredes, limpiar escombros, poner ladrillos… Cuando llega el tiempo libre, Serén descubre la ciudad, asiste a fiestas con sus nuevas amistades, pasea con su novia.

No cow on the ice es una sutil e inteligente reflexión sobre la emigración y la búsqueda personal, sobre el arte de la observación registrada, de la poesía fílmica. Eloy Domínguez Serén maneja con habilidad los tiempos de la narración: sabe intercalar la palabra y  los silencios, dejar que hable la imagen del descubrimiento, y que cobre sentido esa Galicia grabada a fuego: que llegue su recuerdo tan cercano en el tiempo, como lejano en la distancia que los separa.

 

   El visionado del documental de este joven director gallego le deja  al espectador una sensación agradable y serena: destila tanta honestidad cómo delicadeza. Al igual que un buen albariño, su sabor perdura en boca y deja sabores frescos y afrutados.

Uno de los mayores méritos de Eloy Domínguez Serén es su independencia a la hora de abordar el proyecto. No cow on the ice ha sido producido, dirigido, editado y fotografiado por Serén. ¡Haciendo de la necesidad virtud!

No cow on the ice  ha obtenido una mención especial del jurado en el Festival Márgenes (2016). El siguiente texto explica a modo de consideración las razones del premio: “Por ser un persistente documento de las condiciones precarias de una generación de cineastas y artistas forzados al exilio ante el desmoronamiento de la industria fílmica en España motivado por la reciente crisis. Eloy Domínguez Serén ha sido capaz de trasladar al diario fílmico una autobiografía desplazada y ha demostrado una creencia en el cine como espacio de identidad y reconocimiento. De la misma manera, su trabajo ha sido representativo de las potencias y contradicciones del llamado “otro cine en España“.

  No cow on the ice puede verse  online y de forma completamente gratuita en la  página web del festival. El documental forma parte de la sección oficial en la que participan 13 películas de España y Latinoamérica.  Toda la sección mas dos completas retrospectivas de LLuís Escartín y José Luis Torres Leiva, pueden verse gratis en Margenes.org, hasta el 31 de diciembre de 2016. Un maravilloso regalo adelantado de navidad, de un festival cada día mejor y más necesario.

Visto el éxito y la repercusión   que está teniendo el documental de Serén, no se entiende bien la omisión que ha tenido el cineasta en sus agradecimientos al conocer la mención: ¡se olvidó de citar a la ministra española de empleo Fátima Bañez!.

Con respecto a los “brotes verdes”, una duda me asalta: ¿se lo fuman los del gobierno o nos lo tenemos que fumar los ciudadanos?.

Nota: Tras la actualización de la plantilla de la página, ha desaparecido la opción de la justificación del texto. ¡Se debió fumar brotes verdes también!!!

 

Documental completo en el siguiente enlace estará activo hasta el 31 de diciembre.

http://margenes.org/seccion-oficial-films/item/2746-no-cow-on-the-ice-film.html

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *