Much Loved- Marruecos (2015) Nabil Ayouch

Nabil Ayouch

-“El arte, la cultura, el cine, tiene que desempeñar el papel de despertar las conciencias de los ciudadanos, el abrir ventanas, el hacer que seamos consientes de que no existe un única forma de explicar el mundo que nos rodea, sino que hay multitud de formas de abordarlo”-.

   Con estas palabras pronunciadas en la rueda de prensa previa a la proyección de “Much Loved” en el Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX 53), donde participaba en la sección oficial, Nabil Ayouch dejaba manifiestamente explícito su compromiso social y su activismo en pro de los derechos humanos. Su cine remueve conciencias, crea debates e induce a la reflexión.

ML 3

Loubna Abidar

   Si Nabil Ayouch no fuera marroquí, si sus películas no estuvieran rodadas en Casablanca o en Marrakech, y sus mensajes no estuvieran dirigidos principalmente a la sociedad musulmana,   tal vez su cine no levantara las pasiones encendidas que profesa, ni los odios irracionales que levanta. Hablar de la prostitución en Marruecos, y hacerlo sin artificios argumentales, ni metáforas; mostrando la dura realidad de unas mujeres sumidas en el desprecio, denostadas hipócritamente por sus familias que sobreviven de ellas, y de una sociedad que larvadamente sustenta y se enriquece espuriamente con el turismo sexual, no es materia fácil para un director de cine marroquí que quiera llevarse bien con el régimen.

   Desde que Much Loved se entrenara en la Quincena de Realizadores de Cannes (2015), las amenazas de muerte al director y los ataques se sucedieron a los actores principales de la película. Su protagonista principal, Loubna Abidar fue agredida en Casablanca y rechazada por un hospital al que acudió para ser atendida: incluso la policía la increpó y se negaron a poner la denuncia por agresión. Otro actor sufrió cortes en el cuello cuando un hombre le asaltó tras escucharlo en una entrevista de radio hablando de la película.

   Probablemente nada de esto hubiera ocurrido si el ministro de comunicación marroquí Mustapha El Khalfi, no hubiera prohibido el estreno de Much Loved en Marruecos: en un comunicado público esgrimió sus razones argumentando: “La película de Nabil Ayouch, socava los valores morales y la dignidad de la mujer marroquí, y es un ataque flagrante contra la imagen del reino”. La polémica se desató cuando unos “hackers” colgaron en internet fragmentos del pase que se ofreció en Cannes, y que fueron vistos por millones de marroquíes, es entonces cuando el gobierno decide intervenir.ML 2

   Incluso el líder de la oposición Hamid Chabat, se sumó a la protesta y censura cuando en un mitin del partido Istiqlal declaró: “Nabil Ayouch tiene una madre, una abuela, una hermana y una esposa. Debería reencontrarse con Dios y renunciar a este trabajo”.

   La película

   Cuando la noche cae sobre Marrakech, cuando las riadas de turistas se retiran a sus Riads a descansar, y la popular plaza de Yamaa el Fna queda sumida en la oscuridad y el silencio, las mujeres de la noche salen a buscase la vida en las fiestas que los potentados saudíes organizan en mansiones alquiladas, para saciar su ganas de sexo y alcohol. Noha, Randa y Soukaina, son tres de los cientos de prostitutas que compiten entre ellas por el mejor botín: “Un árabe con mucho dinero y con la polla pequeña” dice Noha, mientras Said, el conductor del taxi y asistente de las mujeres, la mira de reojo.   Si no hay saudíes, toca discoteca atestada de europeos borrachos que viajan a Marrakech atraídos por el turismo sexual. No tienen tanto dinero, pero al menos las mujeres volverán a casa con unos cientos de Dírhams.       dinero

   Algunos días, cuando Noha puedo ahorrar algo de dinero, visita a su madre y soporta estoicamente los reproches por su dedicación indecente y vergonzosa, mientras desliza un fajo de dinero a la mano de la madre. Randa, la más joven de las tres, sueña con viajar a España y escapar de una vez por todas de esa vida miserable. Aunque su padre es español, las autoridades le deniegan una y otra vez el visado de salida. Es lesbiana, y lleva mal lo de prostituirse con hombres. Soukaina es tal vez la más inocente de las tres: está enamorada de un vagabundo que ronda la casa en la que viven las tres mujeres, declarándole insistentemente su amor. Una cuarta mujer, Hlima, se une a ellas después de un encuentro fortuito en un hospital: Soukaina ha recibido una paliza de un saudí. Hlima está embarazada: ha huido del pueblo donde vivía y duerme en alguno de los portales oscuros de Marrakech si no ha tenido la suerte de conseguir algún cliente esa noche.en la cama

El director

   Nabil Ayouch no se anda con miramientos, recatos ni circunloquios, a la hora de afrontar el tema. Va directo al grano, mostrando con total realismo la vida de estas trabajadoras del sexo. Si la condición de mujer en la mayoría de los países islámicos, es sinónimo de discriminación y misoginia, uno puede fácilmente imaginarse lo que les tocara sufrir a aquellas mujeres que deciden vivir del sórdido mundo de la prostitución. En la mayoría de los casos, son la miseria y la falta de oportunidades lo que las empuja a la única forma de supervivencia que la sociedad les pone a su alcance, negándoles después hipócritamente hasta el mínimo de los derechos fundamentales que a cualquier ser humano le corresponden.

   Travestis, niños que se prostituyen con pedófilos europeos por 100 Dírhams (9 euros), policías corruptos que se llevan parte de la recaudación diaria de las putas después de violarlas… nada se queda al margen de la irreductible mirada de Nabil Ayouch. Tampoco se anda con circunloquios a la hora de escribir los diálogos, tenía que ser lo más realista posible. Para la construcción de los personajes se entrevistó con más de 200 prostitutas de Marrakech.

Playa

    Todas las actrices que intervienen en la película son amateur, excepto Loubna Abidar. Cuando el Festival Internacional de Cine De Gijón (FICX53) le concedió a Loubna el premio a la mejor actriz, entre risas confesó que engañó al director cuando se presentó al casting disfrazada, ocultándole que tenía dos películas próximas a estrenarse. Pero el tema le tocaba muy de cerca, ya que en su infancia trató con prostitutas de su barrio y sentía una gran admiración por estas mujeres: “No entendía porque mi madre me decía que eran mujeres despreciables y me prohibía acercarme a ellas. ¿Cómo era posible que esos seres despreciables fueran tan cariñosas y buenas conmigo, y mi padre, que se suponía debía quererme, me daba unas palizas tremendas?. Al final Loubna confesó su mentira a Nabil, y aunque en un principio la dejó fuera del reparto y la contrató como asesora, su empeño e involucración en el proyecto terminó por convencerle.

  El cine de Ayouch siempre ha sido un acto de denuncia: debutó en el largometraje con “Mektoub”, un agrio relato sobre el secuestro y violación de una mujer que viaja a Tanger para dar un conferencia. Le siguió “Ali Zaoua, príncipe de Casablanca” una historia de crueldad y ternura, con los niños de la calle como protagonistas. El reconocimiento internacional le llegó con su multipremiada “Los caballos de Dios” (ver http://elcinepormontera.com/los-caballos-de-dios-marruecos-2012-nabil-ayouch/ )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *