Krisha (2015) USA -Trey Edward Shults

Trey Edward Shults

   Un coche se detiene en la acera de una lujosa urbanización de Montgomery, Texas. Advertimos que el dobladillo de un vestido sobresale de la parte interior de la puerta del conductor. Una mujer de mediana edad sale del vehículo hablando en voz alta: -“Respira. Si. Eres la mejor. Eres la mejor, amiga “-. Después de cerrar la puerta, observa su rostro en el retrovisor y arregla rápidamente su pelo con la mano: con paso decidido avanza por la carretera. Pero al instante se detiene, suspira, da media vuelta y vuelve al vehículo: ha olvidado su equipaje. Su pensamiento está inmerso en su comportamiento ante la familia. Volvemos a escuchar su voz: -“Vas a hacer, lo que tu madre piensa que harías”-.

   Después de unos años de ausencia, de una larga temporada en que las drogas y el alcohol la han alejado de su hijo y de su numerosa familia, Krisha vuelve a casa para demostrarles que su vida licenciosa ha quedado en el olvido. Es el día de Acción de Gracias, y Krisha cocinará el típico pavo, símbolo culinario de la celebración festiva familiar más entrañable de la cultura norteamericana.pavo

   En un impresionante plano secuencia de más de seis minutos, el joven director Trey Edward Shults, nos presenta todas las claves que orquestarán el argumento de la película. Los personajes principales quedan magistralmente definidos en pequeños detalles, inicialmente insustanciales, pero que en el transcurso del metraje irán cohesionando y fortaleciendo sus personalidades.

   No tardaremos en advertir que la redención adictiva de Krisha es una arriesgada apuesta, un farol a todo o nada: el éxito de la prueba radica en la comedida utilización y mezcla de un arsenal de pastillas que esconde en un pequeño maletín, rotulado con el inquietante epígrafe de: private keep out (privado, no abrir). Sólo le faltó añadir: ¡bajo pena de muerte!.

krisha-escondida-mirando

Krisha Fairchild

   Saludos, besos, buenas sintonías, el espíritu familiar de la celebración reina en la casa y sólo parecen presagiar buenos augurios. Pero hay algo que nos mantiene en guardia: a los movimientos de Krisha la acompaña gravitacionalmente una música disonante, arrítmica, profundamente inquietante. La cámara es un continuo ir y venir en movimientos giratorios de 360 grados. Mientras Krisha comienza la preparación del pavo, en la espaciosa estancia donde se combina la cocina con el salón, sin divisiones, la numerosa familia permanece al margen entre juegos y carreras de los más jóvenes y gritos de conversaciones entremezcladas. La respiración agitada de Krisha, su mirada temerosa y disimulada, acrecientan su sensación de angustia y la del espectador, tanto que uno empieza a necesitar que la mujer vuelva a su maletín privado y se muestre generosa al suministrarse y compartir con nosotros una reparadora dosis de ansiolíticos.krisha-fumando

   Podríamos considerar que Krisha, es una película de terror psicológico puro. Un análisis exhaustivo y riguroso sobre la dependencia adictiva, la destrucción del individuo que la padece y el sufrimiento de la familia que se convierte igualmente en víctima inocente y colateral. Shults combina con habilidad el realismo observacional con el surrealismo más delirante, el drama denso con el sarcasmo de la comedia negra. Utiliza la técnica al servicio de la historia, con una maestría impropia de un joven debutante en el mundo del cine.

   Cuando termina la película, el espectador queda sumido en un estado de catalepsia absoluta: dice la RAE en su definición del termino médico que catalepsia, es un “accidente nervioso repentino, de índole histérica, que suspende las sensaciones e inmoviliza el cuerpo en cualquier postura en que se le coloque”. Poco a poco uno ira recuperando la movilidad, desaparecerá el nerviosismo, y entrará en una fase de reflexión sensitiva e intelectual. Krisha en una bomba articulada  de un mecanismo tan perfecto que resultará del todo improbable su desactivación. Así que avisados estáis para la deflagración.

Trey Edward Shults y Krisha Fairchild

   Si uno queda noqueado con esta película, que fuera de los circuitos independientes del cine, festivales y muestras arriesgadas, no consiguió hacerse un hueco entre la servidumbre de las grandes distribuidoras internacionales, el impacto es aun mayor cuando uno indaga en los detalles de la producción y en la biografía del director.

   Krisha significa el debut en el largometraje de un joven director tejano de 28 años, Trey Edward Shults, cuya mayor credencial, era haber dirigido tres cortos y haber participado en el equipo de dirección de Terrence Malick durante el rodaje de “El árbol de la vida”.

   La película se rodó en nueve días y su presupuesto no superó los 30.000 dólares. La casa de los padres de Shults sirvió de escenario único y todos los actores que participan en el film son la familia real del director. Sólo Krisha Fairchild, la protagonista principal (tía del director) es actriz profesional. Shults interpreta el papel del hijo de Krisha, y su madre (terapeuta en la vida real) es hermana de Krisha en la vida real y en la película. Incluso su abuela, una anciana en silla de ruedas, participó en el rodaje sin enterarse de que todo lo que ocurría aquel día de acción de gracias formaba parte de una ficción.

abuela   Pronto los premios y las nominaciones se suceden a ritmo de vértigo en festivales de todo el mundo: Cannes, Londres, Taormina, Karlovy Vary, Melbourne… La crítica internacional se rinde unánime a la estimulante y novedosa propuesta cinematográfica del joven director. Ciertamente es muy difícil encontrar propuestas tan personales, inteligentes y tan radicales cómo la que nos regala Trey Edward Shults.

   El director ya trabaja en su segundo proyecto titulado “It Comes at Night”. Su storyline nos adelanta que Trey Edward Shults seguirá la línea del terror psicológico: “Un padre no se detendrá ante nada para proteger a su esposa y su hijo de una presencia malévola y misteriosa que los aterroriza justo fuera de su puerta”. Habrá que seguirle la pista.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *