Dead Slow Ahead – Documental (España) Mauro Herce

Mauro Herce

Mauro Herce

   Tuve la oportunidad de ver “Dead Slow Ahead” en el Festival Internacional de Cine de Gijón (FICX 2015). Participaba en la sección oficial DOCUFIX fuera de concurso. Desde su estreno en Locarno, donde recibió el premio especial del jurado, el debut en la dirección de Mauro Herce estaba anotado con letras mayúsculas en mi agenda. Había visto recientemente el largometraje del cineasta gallego Eloy EncisoArraianos”, y había quedado impresionado por su fantástica fotografía: Mauro Herce figura en la lista de créditos como director de fotografía y co-guionista.arco iris

      Teniendo en cuenta que el documental “Dead Slow Ahead” ha sido etiquetado por la crítica especializada bajo el inquietante epígrafe de “experimental”, me sorprendió la buena entrada que presentaba la sala. Y eso que la hora de proyección, las cinco de la tarde, tampoco ayudaba mucho: los experimentos visuales después de una comida, por muy frugal que ésta sea, terminan confundidos con las etéreas imágenes de una siesta tan discontinua como inevitable. Para evitar el desastre, recurrí a un antídoto que suele dar buenos resultados: doble ración de cafeína.

     La proyección tenía el interés añadido de un encuentro con Mauro Herce tras finalizar el pase. Como preámbulo, el propio director barcelonés presentó brevemente el documental. No conocía físicamente a Mauro Herce, nunca había visto una foto suya, sin embargo cuando lo tuve enfrente, tuve la sensación de haberlo visto antes. Es extraño que a pesar del interés con el que escuché su presentación, no pueda recordar absolutamente nada de lo que dijo. Ahora se, que tuvo que ver la medida cadencia de su voz, la forma sugestiva de su mirada, la ausencia de gestos que acompañaran sus palabras: cuando se apagaron las luces, durante el breve instante que precedía a la imagen, cuando todo estuvo en negro, comencé a sentir una agradable sensación de duermevela.

6   El objetivo de la hipnosis es que el sujeto se sumerja bajo las sugerencias que propone el hipnotizador. Esta primera etapa se denomina sugestión. Seguidamente viene la inducción: la interacción entre dos personas, hipnotizador e hipnotizado, donde este último queda absorto en los detalles de la experiencia propuesta: a través de flujo de movimientos por medios sonoros o visuales, el sujeto caerá inexorablemente en lo que se denomina ritmo hipnótico.

   Escucho la voz del hipnotizador: –el último navío de la humanidad; la tripulación no se ha dado cuenta del fin del mundo y sigue ejecutando acciones mecánicas, subordinadas a las necesidades de ese monstruo de acero flotante que alimentan hasta la inconsciencia. Nos adentramos en el retrato de esta pesadilla tan contemporánea, sin ningún ánimo de denuncia o panfleto sociológico. Su cometido es otro, alcanzar las imágenes más primitivas y esenciales de ese universo: la fragua donde el hombre se empequeñece ante la condena de una maquinaria que lo excede y desborda. Una máquina que no descansa jamás, como tampoco descansa la cabeza aturdida del hombre que la creó o la del marinero que la habita, y que parecen haber olvidado el sentido de la creación, en algún confín extraño del universo-.

proa   Cómo ocurre en los sueños, súbitamente advertimos que lo que creíamos que era una voz, son en realidad los sonidos propios de un enorme barco granelero que ultima su carga antes de emprender su viaje, quién sabe adonde: los brazos de las grúas al desplazarse, el cereal que cae en cascada sobre la bodega, el zumbido grave mantenido de un motor que espera la orden: adelante, marcha lenta.

   Unos hombres empequeñecidos por las enormes dimensiones de la nave, realizan su trabajo como si fueran una pieza mecánica más de este inframundo de Hades: amo despiadado que no permite a ninguno de sus súbditos volver a la tierra. El paisaje es puro espejismo, está lleno de ambigüedad, nada es lo que parece: un enorme rotor gira ante nosotros descomponiéndose y reinventándose, reflejos oscilantes que tras un lento movimiento de la cámara descubren su verdadera identidad: pura metafísica. Sumemos también la mixtura heterogénea de un sonido que podría ser el resultado de una partitura contemporánea, cuando en realidad es el mapa sonoro real de este monstruoso engendro marino.

A002_C024_1230AL

   Y la nave va. El mar se hace inmenso y crea lluvia constante sobre la proa oscilante del barco. El rumbo parece estar más allá del horizonte. Nos acercamos al hombre, a la escasa tripulación que lo habita, como si fueran los supervivientes de una batalla apocalíptica. Una vía de agua se ha abierto en una de las bodegas poniendo el peligro todo el grano. Una voz metálica y amplificada proclama la urgencia.

5º   Solucionada la contingencia, vuelve la calma, la rutina de las labores cotidianas, el tiempo de matar el tiempo en los claustrofóbicos camarotes, las reuniones sin charla. Llamadas telefónicas para saber de la familia. Más parecen conversaciones grabadas que se repiten cada cierto tiempo, para mantener con ánimo a los marinos. Mientras tanto, en la sala de máquinas, los enormes motores continúan girando impertérritos, emitiendo sus graves latidos.

   Cuándo cuente tres, despertarás. No sabrás muy bien si lo que has visto formaba parte de un sueño o de una realidad. Verdaderamente es ésta una consideración que carece de importancia. Lo único realmente importante es la experiencia, el viaje. Uno, dos, tres… ¡despierta!

   Han pasado dos meses desde que vi el documental de Mauro Herce: he seguido con interés el recorrido internacional que “Dead Slow Ahead” ha tenido y continúa teniendo, he leído entrevistas y he vuelto a ver fotos del director. Por fin he sabido porqué su cara me resultaba familiar. ¿Alguno de vosotros se acuerda de Uri Geller?. Exacto, aquel ilusionista que conmocionó al mundo con sus increíbles habilidades mágicas. La diferencia es que Uri Geller utilizaba un truco sencillo: Mauro Herce es sencillamente un genio.

1

Mauro Herce

2

Uri Geller

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 comentarios

  1. Tanto Eloy Enciso como Mauro Herce son graduados de la Escuela Internacional de Cine y Tv de San Antonio de Los Baños, Cuba, donde nos congratulamos con el talento de ambos y con sus maravillosoas obras. Enhorabuena!!

  2. Sin duda, una fantástica escuela de cine.
    Gracias por tu comentario.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *